GESTIÓN DEL CAMBIO

Los efectos del cambio se hacen sentir en todos los estamentos de las empresas en las últimas décadas. Se ha llegado a decir que el líder tiene que tener como cualidad fundamental que esté adaptado al cambio de forma permanente por que estamos en un mundo muy cambiante.

Así pues, una cualidad innata de cualquier DIRECTOR /GESTOR es que sea emprendedor y dinamizador del cambio…quizás no lo deba ser en su máxima expresión, pero lo tiene que llevar dentro aunque sea un ejecutivo de una empresa.

Los cambios en las empresas se viven a veces de forma positiva por algunos y de forma negativa por parte de otros. Y se viven así porque intrínsecamente los cambios conllevan emociones y éstas en una empresa se deben gestionar. Los expertos en gestión del cambio dicen que entre un 50-70% de los cambios producidos en las empresas fracasan. Así pues no es muy alentador este porcentaje. Eso es debido a que hay muy pocas organizaciones que al decidir realizar un cambio profundo se olvidan que los que lo van a mover son personas y éstas están dominadas por las emociones. Entonces, hay que liderar el cambio y hay que saberlo gestionar.

photo-1497215842964-222b430dc094

Muchas veces, cuando se materializa el cambio, existe el fenómeno de excusarse permanentemente de la situación por la gestión del equipo gestor anterior y achacar durante un buen tiempo la responsabilidad. En estas situaciones, creo que debemos centrarnos mucho más en como conseguir los objetivos que el cambio genera más que en culpabilizar la situación a gestiones anteriores.

Recordemos que la gente escoge a los líderes para que resuelvan los problemas del club o centro deportivo, o bien para que al menos tracen objetivos atractivos e ilusionantes. En eso es donde debemos depositar nuestras fuerzas como líderes, aunque a veces se vea condicionado por el trabajo anterior.

Los cambios no suelen ser en la mayoría de los casos planteados de forma voluntaria, sino forzados por los avances de la sociedad, del sector en el cual opera la empresa, la competencia, etc. Se mejora la infraestructura, se perfecciona la tecnología, se busca personal más cualificado y se invierte en aquello en lo que nos hará obtener futuras ganancias, tanto a nivel económico como competitivo.

El cambio por el cambio no es bueno en sí mismo pero si necesario cuando vemos a la organización colapsada, que no se siguen los objetivos y que el líder está desorientado o colapsado para tomar decisiones. Una de las competencias o habilidades más buscadas hoy en día entre los directores o gerentes de entidades, es la capacidad de gestionar cambios y hacer que las cosas pasen cuando tienen que pasar y den los frutos esperados.

photo-1504384308090-c894fdcc538d
El cambio que muchas empresas y entidades deportivas han experimentado, necesitan nuevos líderes, directores y gestores que sepan gestionarlo
Pero la introducción de cambios, siempre afecta a las personas que por naturaleza siempre oponen resistencia, lo cual conocemos como resistencia al cambio.

Así pues, para facilitar un proceso de cambio y disminuir la resistencia al cambio por parte de nuestros empleados, es importante:

  • Comunicar la necesidad de cambio
  • Obtener una visión compartida
  • Facilitar la participación del personal
  • Pensar en el centro de forma íntegra
  • Medir los resultados del cambio

Post by Pere Solanellas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s